Reseñas literarias

Informarse o no, esa es la cuestión

¿Informarse es sinónimo de conocer?¿Cuáles son las formas de la censura en democracia? En tiempos en que se replantea el rol actual de los medios de comunicación, sus objetivos y su legitimidad en la tarea de construir relatos del acontecer, este contundente trabajo del periodista español Pascual Serrano analiza -y ejemplifica- los mecanismos que intervienen en la manipulación de la información por parte de diversos medios masivos de comunicación.

Con una cita de fuentes abrumadora y la consulta a reconocidos especialistas en la materia, Serrano va indagando en la rutina de producción de diversos medios, en las consecuancias de la precarización laboral en el periodismo y en la falta de preparación de los profesionales ante determinadas problemáticas.

Mientras coteja este diagnóstico con informaciones publicadas en torno a temas de amplia difusión pública, en el texto se van desgranando los métodos de silenciamiento mediante el suministro de información fragmentada y descontextualizada, la manipulación de ciertos datos y las consecuencias que todo esto trae al atentar contra una información veraz y capaz de propiciar la reflexión de los receptores y no su inacción o indiferencia.

El autor  afirma que el ciudadano se está acostumbrando a noticias breves y superficiales en prensa escrita, mientras que en los medios audiovisuales recibe información seleccionada por su accesibilidad y  espectacularidad más que por su trascendencia. Esto sin mecionar los intereses que intervienen a la hora de confeccionar la agenda de aquellos temas que se harán visibles y la modalidad de su tratamiento.

Al análisis se suman catedráticos  e invesigadores que relacionan las implicancias sociales de estas formas de comunicación periodística, a la vez que se indaga en los requerimientos para construir  rutinas de trabajo, trayectos de lectura y medios válidos como alternativas al modelo dominante.

Ya desde el prólogo (autoría de Ignacio Ramonet) este libro se propone aportar al análisis crítico de los medios masivos y comerciales de comunicación, facilitar al acceso a los documentos mencionados y dejar constancia de que -una vez conocidos estos ardides-, el lector que siga desinformado ya tendrá su cuota de responsabilidad.

Dejar un comentario »