Reseñas literarias

Por una ecología lingüística

Siempre resulta pretencioso pretender caratular un libro como imprescindible. La subjetividad de cada lectura, los intereses da cada quien y la influencia de cada momento vital resultan determinantes para tirar por tierra tal consideración. Al menos impide generalizar tal sentencia.

Otra cosa es sugerir un texto tras leerlo y sentir unas ansias generosas de compartir las virtudes que uno ha encontrado. Se parece a la convocatoria que un niño hace al resto del grupo -y a quien se le cruce- luego de encontrar algo que para él justifica plenamente el momento.

La palabra amenzada, de Ivonne Bordelois, justificará cada momento de lectura para quienes sienten especial atracción por el lenguaje y sus posibilidades, para quienes han advertido el placer de explorar el origen y la resignificación de ciertas palabras o las consecuencias de la violencia ejercida sobre ellas.

Desde su sólida formación académica, y complementándola con su oficio de poeta, la autora ahonda en aquellas agresiones a las que somos sometidos al violentar el lenguaje e ignorar su importancia en la constitución de nuestras identidades.

Con una muy atractiva distribución temática, se va reparando gradualmente en el asombroso origen de ciertos vocablos y expresiones idiomáticas, en la falsedad de imputar a la lengua solo funciones mediadoras, en la nefasta influencia de la lógica mercantilista en la cultura, y  en las potencialidades o amenazas propias de nuestro idioma en estos tiempos.

Proponiendo una nueva “conciencia ecológica del lenguaje”, Bordelois nos invita a repensar nuestras prácticas, profundizar en el conocimiento del idioma, volver a la regalar -y regalarnos- una escucha atenta,  a la vez que recuerda todo lo que puede aportar la poesía  en ese asombroso camino.

Dejar un comentario »